Buenas tardes, 
hoy vengo a traeros el sorteo que he organizado en mi página de Facebook. Y es que quiero agradecer a todas esas lectoras que se toman la molestia de dejar sus comentarios sobre mis libros en las plataformas correspondientes y por ello voy a sortear dos ejemplares en papel de Kilo y 3/4 de amor para todas las lectoras que comenten dicha novela en cualquiera de las plataformas digitales en las que está a la venta: Amazon, Casa del Libro, Google Play... 
Para ello tendréis que dejar un comentario en el post del sorteo en Facebook indicando el nick que habéis usado y dónde habéis dejado vuestra opinión. Para que os dé tiempo a participar el plazo finaliza el 11 de diciembre a las 12 del mediodía, pasado ese tiempo daré los nombres de las dos ganadoras. 

¿Qué me decís? ¿Os apuntáis?
El próximo 21 de noviembre estará disponible en librerías y plataformas digitales Kilo y 3/4 de amor, mi nueva novela, y para que la espera se haga más corta aquí os dejo un anticipo visual de lo que está por llegar. A ver qué os suscitan las imágenes de mi nuevo tablero de Pinterest. 

Tras un tiempo sin pasar por aquí hoy vengo con noticias de mi próxima publicación: Kilo y 3/4 de amor, que verá la luz este mes con la editorial Cristal.



A Gabrielle Gibbs siempre le ha apasionado la moda, pero como creció escuchando que era una lástima que no consiguiera perder ese kilo y ¾ que le sobraba, decidió volcar toda su creatividad en el diseño de zapatos y complementos femeninos. Los eligió a ellos porque siempre favorecen a la mujer, con independencia de la talla de quien los luzca. Ha conseguido hacerse un hueco en este competitivo mundo y su próximo objetivo es el lanzamiento de una colección dirigida al público masculino. Pero una noche va a una fiesta. Y es entonces cuando tropieza con un atractivo y divertido “problemilla” que va a poner su vida patas arriba. Para lidiar con la montaña de emociones en la que se ve inmersa, sin previo aviso, contará con la ayuda de Emily, su asistente además de amiga, y de Lana, una joven que conoce en ese lugar en el que Gabby jamás se habría imaginado acabar. Aunque ellas no están en su mejor momento, pues también tienen sus propios “problemillas” que resolver. Kilo y ¾ de amor es una comedia fresca y divertida en la que el auténtico protagonista, el creer saber lo que pasa por la cabeza del otro, tendrá que vérselas con tres mujeres fuertes y decididas que no están dispuestas a tirar la toalla.

¿Qué me contáis? ¿Os gusta la portada? ¿Tenéis ganas de leerla?

Parece que de un tiempo a esta parte se han puesto de moda las películas y las series de súper héroes. Yo misma soy una consumidora de este género, y hasta mi hija abandona a las princesas por Ironman, de vez en cuando. 

Como fan declarada de las tabletas de chocolate, me he despachado todas y cada una de las películas que han hecho de los Vengadores, Thor, Batman, Superman… Y no me avergüenza confesar que ando como loca por ver El escuadrón suicida, que sí, que son unos súper héroes un tanto especiales, pero aun así... Además, he visto las cuatro temporadas completas de Arrow, las dos de Daredevil y ahora ando metida en la de Jessica Jones y sé que antes de que acabe el verano habré visto alguna más de las que tengo pendientes.
El hecho es que tanto súper héroe y tanta súper heroína, me han hecho plantearme qué puede tener de especial una persona tan normal y corriente como yo.
En mi trabajo diario no salvo al mundo, ni personas, ni animales y me duele reconocer que de vez en cuando hasta liquido a algún que otro bicho, sobre todo si tiene ocho patas y está a un radio de un metro de mi persona.
Y aun así, yo también quiero un súper poder. Tanto es así que he estado investigando a ver cuál se ajusta mejor a mis necesidades.
Y aunque la idea de controlar el tiempo me parece bastante interesante, pararlo, rebobinar y aprovechar al máximo cada minuto del día, también es cierto que eso se solucionaría a la perfección con el Giratiempo de Hermione Granger y no haría falta gastar mi súper poder en algo tan fácil de resolver.
Lo de leer la mente tampoco termina de convencerme. Que el que escucha tras las puertas oye cosas que no quiere y luego te llevas un disgusto a lo Edward Cullen, que se pasa los capítulos traumatizado.
La súper fuerza tampoco sirve a mis fines porque eso de mover muebles sin ayuda está genial, pero si eres tú quién los dispone no se ve cómo quedan en conjunto y al final el trabajo es el doble.
Hacerte invisible es un poco como leer la mente. Escuchas cosas que no deberías haber escuchado, ¿por qué quién sabe que estás ahí? Y te margina un poco más sino recordad a Simon de Misfits. No, creo que esta también la descarto.
Y lo de volar ni siquiera me lo planteo que tengo un vértigo horroroso.
Al final esto de los súper poderes solo funciona en las películas y en la televisión. En la vida los súper poderes importantes son los de mujer y mamá. Esos son los que, en mi caso, salvan vidas cada mañana. Porque eso de que somos capaces de hacer varias cosas a la vez, (que no, no es una leyenda urbana) consigue que lleguemos a tiempo al cole, que no se nos olvide el almuerzo, que llevemos los deberes hechos y que tengamos tiempo para todas las extraescolares, cumpleaños y demás obligaciones que nos toca cada semana.
Lo de la ropa sexy de las súper heroínas de la ficción que tienen que llamar la atención más allá de sus capacidades, (todo lo contrario que sus compañeros masculinos que van tapados hasta las cejas) como digo se queda para el cine, aunque tampoco estaría mal que se quedara en la basura que es donde le corresponde estar.

Buenas y calurosas tardes, tal y como he comentado esta mañana por Facebook, he decidido hacer un regalo especial a mis suscriptores.
Por ese motivo todos los que se suscriban a esta web/blog, recibirán Una noche en el Edén, un relato que no se puede leer en ninguna otra parte. 
Tras revisar las suscripciones enviaré por correo electrónico dicho relato de manera exclusiva.

Una noche en el Edén:
¿Pueden dos personas que se ven por primera vez estar predestinadas para siempre?



Esta noche a las 23:00 hora española, estaré junto a Cecilia Pérez y Menchu Garcerán en La hora romántica de Divinas lectoras en Radio Voces Unidas. Tras el programa podréis chatear con Menchu y conmigo en el chatlive que viene después (Comentarios tras el post).

Os esperamos para responder a vuestras preguntas y pasar un rato entre amigas.
Escúchanos pinchando aquí
Hola a tod@s, este lunes pudisteis descargar gratis Martina agitada, no revuelta y hoy, finalizo la semana con los dos primeros capítulos de Martina mezclada, no removida.
¡Feliz domingo!


1. He vuelto para quedarme.
Hola a todos mis lectores, ¿me habéis echado de menos? Espero que sí porque si no esto no va a tener mucho sentido. Si os sirve de algo yo sí que os he echado de menos a vosotros. Esta complicidad que compartimos le pone encanto a mi vida, os lo confieso. ¿Qué sería de mí sin estos momentos a solas frente a mi teclado compartiendo con vosotros mis locuras?
Aprovecho este momento para agradeceros los mensajes que me habéis dejado para animarme, para compartir conmigo vuestras alegrías o pedirme que volviera a este mundo virtual. Lo habéis conseguido, aquí estoy de nuevo.
El caso es que tenéis razón y ahora que tengo mi vida sentimental solucionada, o en su defecto, por el buen camino: he decidido intentar solucionar también la vida laboral, que de un tiempo a estar parte no ha dejado de variar.
Porque aunque me he acostumbrado a eso de dar consejos, trabajo que por cierto se me da muy bien, la espinita de trabajar en Divinity (sigo dispuesta a aceptar el empleo que me ofrezcan sea el que sea) todavía me pincha de vez en cuando y, como la esperanza es lo último que se pierde y el que la sigue la consigue, aquí estoy yo, parafraseando al saber popular y retomando la lucha por mis sueños más chic.
Retomando a Martina aunque ya no está agitada, ni revuelta sino mezclada, no enredada, que el amor es lo que tiene, nos cambia sin que nos demos cuenta. Y ¿qué queréis que os diga que no sepáis todos ya? Que las mezclas a veces ofrecen los mejores sabores y que enredada se vive muy bien.
Lo dicho, lectores y amigos, i´m back. Y solo añadiré, Divinity, prepárate porque hay mucha Martina para ti y viene con ganas de llevarte al huerto.

                      2. Soy la leche en polvo.
No sé qué les pasa a los hombres. Las teorías más extendidas dicen que vienen de Marte y nosotras de Venus y, visto lo visto, voy a empezar a creer que es cierto.
De acuerdo que soy una mujer interesante, no voy a pecar de falsa modestia. Ya sabéis que no va conmigo, pero el acoso al que me veo sometida por los hombres que me rodean, no tiene sentido.
Después de todo soy la misma mujer a la que le costó media vida encontrar al hombre de sus sueños, o en su defecto del Metro y, no porque no fuera por la vida con los ojos abiertos como platos sino porque inexplicablemente ellos no me veían a mí. Y ahora mi invisibilidad se ha revertido por completo.
Según mi amiga Julia desde que estoy con Alfonso me veo más guapa. Yo tengo otra teoría, estoy convencida de que ahora me ven como la fruta prohibida que no pueden conseguir. Los hombres me miran y piensan, qué mujer más preciosa, seguro que tiene novio y no va a hacerme caso por mucho que la piropee. Y tienen razón, bueno, casi. Porque qué mujer en el mundo se queda indiferente ante un buen piropo y no hablo del tipo obrero:
¡Oye nena! ¿Crees en el amor a primera vista, o voy a tener que pasar dos veces?
¡Guapa, tengo el pene para partir almendras!
Ordinarieces no, por favor. Yo hablo de frases que expresan sentimiento:
¿Le importa si la miro durante un ratito? Quiero recordar su cara para mis sueños.
Esas que te dejan con la sonrisa en los labios durante todo el día, aunque sea lunes. Y de las que, de un tiempo a esta parte, me obsequian casi cada día. Si no fuera porque estoy enamorada…
La primera vez que experimenté este fenómeno fue la primera vez que pisé mi nuevo trabajo. Cierto que al ser mi primer día había tenido mucho cuidado con mi ropa: falda tubo y blusa lady, pero ni siquiera eso justifica la actitud masculina. Si sois entendidos en moda sabréis que la falda lápiz llega justo por debajo de la rodilla y que la blusa te tapa hasta el cuello con un precioso lazo que tiene poco de sexy. Vamos, que iba recatada a más no poder.
Y aun así, en cuanto mi jefe me presentó a mis nuevos compañeros y me asignaron una mesa, una masa impaciente de hombre se lanzó sobre mí cubriéndome por completo y, os aseguro que aunque suene exagerado, es la pura verdad. Mi amiga Julia tuvo que hacerse hueco para venir a saludarme y darme la bienvenida como corresponde. Lamentablemente mi atractivo molestó un poco a mis compañeras, que me vieron como una fuerte rival en el interés masculino de la redacción y, me costó un poco más ganármelas.
Siendo sincera, me costó seis horas, todas comenzaron a adorarme cuando supieron que Alfonso Torres es mi novio. Pero es comprensible, Alfonso es mucho Alfonso y Martina mucha Martina, si es que somos la pareja ideal. Guapos, enamoradísimos y si mis planes no se tuercen, famosísimos.
Pero vuelvo al tema, que es hablar de mi chico y me desvío. Mi chico, qué bien suena eso, ¿verdad? ¡Qué bonito es el amor!
¡Venga! Ya no digo más. Me centro a la de tres: una, dos y tres.
El caso que aquí nos ocupa es que desde que tengo pareja soy irresistible para los hombres. Lo que:
1)      Me asombra.
2)      Me encanta.
3)      Me molesta, porque X) estoy enamorada, pero no ciega.
              Y) la tentación es mucha.
            ¡Madre mía! Acabo de descubrir que el amor es como una ecuación.
            Si al final la clave va a estar en despejar la incógnita, sea quien sea la tipa esa.
            Aunque ahora lo que importa es mi problema: ¿qué hago para que los hombres dejen de desearme? Jamás pensé que me preocuparía por algo así. ¡Qué dura es la vida de una sex symbol! Tampoco es que quiera que pasen de mí por completo sino que me hagan el caso justo para que Alfonso comprenda que soy una perita en dulce para cualquier hombre y que tiene que esforzarse por mantenerme contenta porque hay muchos hombres deseando sustituirle… ¿Sabéis qué? Que tras mucho reflexionar (aproximadamente setecientas palabras) he decidido que voy a quedarme como estoy. Después de todo no es tan malo que los chicos te inviten a café, que todas las mañana te digan lo guapa que estás, o que te miren con interés mientras tecleas tus fabulosos consejos. Sí, decidido. Me quedo como estoy y que me quiten lo bailado.

Sigue leyendo pinchando Aquí, Aquí o Aquí.
 
Tal y como reza el título de este post, hoy (solo hoy) podréis descargar en Amazon, Martina agitada, no revuelta, completamente GRATIS.
Será el buen tiempo, que me pone de buen humor, el que Martina sea una compañera estupenda para ir a la playa o a la piscina o simplemente que quiero agradecer el cariño de mis lectores... Sea como sea, el caso es que hoy tenéis la primera entrega de Martina en descarga gratuita. Y si además, tenéis la amabilidad de dejarme vuestra opinión al finalizarlo me hacéis un favorazo y todos tan contentos.
Ahora aprovechad la ocasión y felices lecturas.
¡Cómpralo aquí!
Aquí o Aquí