Hasta aquí puedo escribir...

by - 13:55:00



"Mientras su boca ascendía, sus manos masajearon la carne húmeda e hinchada de su sexo, pronto los suspiros se convirtieron en respiraciones entrecortadas y jadeos, y Diego ahondó más con sus caricias.
Una vez que cada parte de ella estuvo sensible y enrojecida por sus deliciosas atenciones, se colocó de rodillas a los pies de la cama y lamió con avidez la delicada piel que sus dedos habían estado torturando minutos antes"

You May Also Like

3 comentarios

  1. Muy, muy bueno Olga, me he quedado con los dientes largos.

    ResponderEliminar
  2. Bueno bueno, Olga. Se queda una con ganas de leer más ;)

    ResponderEliminar
  3. Como me gustan estos regalos!!
    Te he dicho que quiero más...??

    Besos!!

    ResponderEliminar

Déjame tu opinión.
¡Gracias!

¡SUBSCRÍBETE A NUESTRA NEWLETTER Y ENTÉRATE DE TODO ANTES QUE NADIE!