#htmlcaption1 #htmlcaption1 #htmlcaption1

lunes, 2 de febrero de 2015

¿Chicos malos?

Sí, pero literarios, por favor.

La literatura siempre ha sido el mejor y más fascinante modo de evasión para el hombre. Independientemente del género en que se inscribe, su función es entretener al lector, hacerle evadirse de la realidad para perderse en esos mundos que solo encontramos entre sus páginas. Tanto es así, que incluso cuando nos enfrascamos en la lectura nos permitimos desdoblarnos y ser alguien distinto a quienes somos cuando no estamos sosteniendo un libro, entendemos como tal el libro físico o ebook, no queremos que ningún lector se sienta excluído.
Antes de negar enérgicamente con la cabeza mi afirmación revisad bien vuestra estantería y después lo debatimos.

Veamos ¿A cuántos protagonistas peligrosos y huraños habéis preferido por encima del secundario responsable y educado? Y no me digáis que siempre os ponéis de parte del hombre serio y comprometido porque, chicas, no me lo creo.
Reconozcamos que a todas nos encanta la idea de domesticar al fiero tigre y convertirlo en el tierno gatito que ronronea cuando nos ve. Y reconozcamos que eso solo nos pasa en los libros, que en la vida real buscamos otras cualidades en un hombre. ¿Otra vez dudáis de mis palabras? De acuerdo, hagamos otro ejercicio juntas, mirad hacia el otro lado del sofá y decidme, ¿es vuestra pareja un hombre atormentado, peligroso, quizás? ¿No? Pues ahí tenéis vuestra respuesta.
Las resabidas sombras y los dominantes para los libros. A la hora de la verdad los que nos tientas son los buenos.

De modo que lo mejor será que nos olvidemos de los comentarios del tipo: esta escena no es creíble, tal personaje es inverosímil… Etc, etc.
Porque después de todo la literatura es literatura. Pura invención. Nos divierte, nos entretiene, pero como reza el dicho: la realidad supera a la ficción. Y las personas, como los libros, somos más complicadas de lo que parece a simple vista.
Y si tenemos que criticar una novela que sea por motivos de más peso que un esto en la vida real no sucede. ¡Vamos! Digo yo.

También puedes leer este artículo en Regálame Romántica

3 comentarios:

  1. De vez en cuando me gustaria tener un tigre al q poder domesticar en casa jiji

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Te doy la razón por completo. Hoy mismo lo hablaba con una amiga y sí, aquí está la respuesta.
    Uf, pero con esas fotos es muy difícil tenerlo tan claro :p
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Hum, pues, por supuesto que en la vida real buscamos al "bueno", ninguna mujer que se precie se quiere quedar con alguien que la maltrate... que luego esa pareja tenga un lado oculto que le guste explorar es otra cosa (eso me lo creo) pero en cuanto a si la ficción es realista o no, me refiero a una frase que leí por ahí: no cuestionamos la realidad de la realidad, pero sí a la realidad de la ficción. No nos paramos frente al resumen de noticias y le decimos ESO NO ES CREÍBLE, porque pasan cosas por motivos muy ilógicos que no nos caben en la cabeza. Sin embargo, he puesto la romántica a un lado por un tiempo porque, fantasía o no fantasía, hay cosas que no me van y como bien dices, es un escape pasajero en el cual nos ponemos en el lugar de la protagonista (y supongo que si no estás "en eso", no te motiva mucho ponerte en lugar de la protagonista xD). También tiene un poco que ver el mensaje que dejan algunas lecturas, y de lo más nuevito que hay en el mercado, el mensaje que me está llegando es de todo menos "el amor lo conquista todo"...
    Los chicos malos son sexys en la ficción, no lo dudo :P pero si los dejamos en la ficción, que es donde son inofensivos y pueden rendirse a los encantos de una chica como tú o como yo.
    Besote :)

    ResponderEliminar

Déjame tu opinión.
¡Gracias!

Post Top Ad